Rubén Barrios: “Toca no bajar los brazos, no desanimarse y esperar al próximo partido”

El técnico del Soliss FS Talavera repasaba el encuentro de este domingo en el que su equipo igualaba frente a Rivas Futsal desaprovechando una ocasión de oro para acercarse a los de arriba.

Satisfecho por la actuación de sus jugadores, pero no por el resultado obtenido, Rubén Barrios comparecía en rueda de prensa para dar su valoración personal de lo que había supuesto el empate de su equipo, el Soliss Fútbol Sala Talavera, ante el Rivas Futsal en lo que fue la última cita de 2020 para ambos planteles.

Destacaba de este partido que “en cuanto a trabajo una sensación fue muy buena porque el equipo estuvo en todo momento en el partido. En la segunda parte ellos no crearon ni una ocasión de gol y nosotros tuvimos varias”.

Al respecto de las oportunidades marradas, el técnico del Soliss FS Talavera destacaba que las mismas “fueron además claras para llevarnos el partido y de todo tipo, como situaciones de uno para uno contra el portero, varias transiciones en superioridad…”.

“El balón no entraba y no entró. De todas formas por calidad de trabajo y esfuerzo de los jugadores hay que estar contentos”, resumía Rubén Barrios al respecto de esta cita disputada en el Pabellón ‘Cerro del Telégrafo’.

El técnico madrileño, a pesar de que no se están dando los resultados deportivos esperados, sí que aprecia una evolución del plantel: “Nuestro objetivo es que el equipo rinda a nivel colectivo de la mejor forma posible. Ahora sí que es cierto que en los partidos nos estamos asentando más y muchísimo mejor, no le perdemos la cara hasta el final, no lo que nos pasaba en los primeros partidos”.

“Llevamos varios partidos ya en buena línea, sobre todo en este partido. Rivas sólo tuvo una ocasión en todo el partido, que casi que fue la del gol y nosotros tuvimos muchísimas situaciones de superioridad que no aprovechamos ninguna. Todo se trabaja y habrá que trabajar también esa faceta para aumentar nuestro rendimiento”, apostillaba al respecto.

Ahora la competición descansa durante unas fechas y lo largo de estas navidades y para no perder el ritmo, el equipo entrenará un par de días por semana: “Ahora nos viene el parón en el que se aprovechará para poder recuperar jugadores, para seguir afinando la puntería dándole más recursos al equipo. Estamos en el camino y hay que confiar en este equipo”.

Y es que por delante siete partidos en los que se definirá el futuro del equipo, ya sea para pelear por el ascenso o por evitar el descenso: “Nos viene una fase decisiva en el grupo y todos los partidos son complicados para cualquier equipo. Todo el mundo se está jugando algo, por lo que todos los partidos se van a decidir por pequeños detalles y va a haber mucha tensión. Ahora es momento de seguir trabajando para estar muy preparados. Toca no bajar los brazos, toca no desanimarse y esperar al próximo partido”.