El FS Talavera Pisciébora firma tablas con el Atlético Almonacid en un partido que pudo ganar y también perder

Los chicos de Sergio Jiménez ‘Pollo’ que escapan del farolillo rojo, llegaron a tener tres goles de ventaja ante un rival que remontó y que pudo llevarse los tres puntos del Primero de Mayo (6-6).

Puntito a puntito, así de sufridos son los encuentros del Fútbol Sala Talavera Pisciébora en la División de Honor de Juveniles, donde cada punto cuesta un mundo y más para un recién ascendido a la categoría como es el conjunto talaverano, quien merced a su empate ante el Atlético Almonacid (6-6) abandona la plaza de farolillo rojo y ahora mismo está igualado a diez puntos con otros dos rivales directos.

Depende de la lectura, el punto puede considerarse dulce o amargo. Quizá más lo segundo que lo primero, pues los cerámicos dejaron escapar tres goles de renta en el tramo final del encuentro e incluso tuvieron la última para llevarse el partido sobre la bocina, pero también es cierto que los de Almonacid de Zorita no se quedaron y se contentaron con el empate, sino que pudieron irse con los tres puntos.

El encuentro empezaría bien para los locales, quienes se adelantarían en el marcador gracias a Chencho. El jugador talaverano, que un día antes había debutado con el primer equipo, volvió a ser el faro para sus compañeros y de sus botas nacieron los mejores minutos de los cerámicos sobre el 40x20.

Por desgracia los fallos defensivos volvieron a penar mucho a los locales, quienes vieron cómo primero les igualaban el tanto inicial y posteriormente harían lo propio con el gol de David. De esta manera nos íbamos a ir con el 2-2 al descanso y la sensación de que el equipo había ido de más a menos durante los primeros 20 minutos.

Arrancaba el segundo acto recuperando el FS Talavera Pisciébora el mando sobre el partido y consiguiendo no sólo volver a adelantarse, sino incluso tomar renta en el marcador. Mario combinaba con Chencho para el 3-2 y un par de minutos más tarde nuevamente Mario servía y esta vez Peli remachaba para el 4-2.

Reaccionaba el conjunto guadalajareño con una contra mortal en la que Rachid era batido para el 4-3 e incluso el poste salvaba al meta cuando se barruntaba el empate. De lo que pudo ser a lo que fue, pues el meta repelía un remate de Chencho y Álvaro anotaba el 5-3 a puerta vacía. De ahí al 6-3 tras un servicio de Aarón que Álvaro desviaba lo justo para el 6-3.

Media hora por jugarse y el partido que marchaba muy bien para los locales, pero en el fútbol sala no te puedes dormir y el Atlético Almonacid volvió a la vida en cuestión de cinco minutos para volver a igualar el partido con tres tantos y poner un 6-6 que sería definitivo.

Cierto es que, de aquí al final, pudo caer la victoria de cualquier lado, pues Peli estrelló una bola en la madera y por los visitante rematarían hasta por dos veces libres de marca y a portería vacía por encima de los tres palos. A escasas décimas para el final la tendría Talavera con un pase interior de Chencho a Diego que éste, haciendo de portero – jugador, cerca estuvo de introducir en la meta rival, pero su taconazo salió lamiendo el palo.