La RFEF explica a los clubes las nuevas enmiendas a las reglas de juego para la presente temporada

Entre las novedades está el disparo directo en el saque inicial o el saque hacia atrás, el final del encuentro al sonar la señal acústica, las tandas de penaltis a cinco lanzamientos o las faltas fuera del terreno de juego.

Tras las últimas enmiendas aplicadas a las Reglas de Juego del Fútbol Sala por parte de la FIFA, la Real Federación Española de Fútbol iniciaba este martes, 1 de septiembre, una serie de reuniones telemáticas con los diferentes clubes y agentes nacionales interesados en las nuevas enmiendas a las reglas de juego.

El objetivo de estos encuentros pasa por explicar, de manera detallada y por igual, las modificaciones que entrarán en vigor en este inicio de competición. Se busca, por tanto, unificar la interpretación de las reglas para el próximo curso deportivo.

De esta forma, la entidad, a través de la Comisión Técnica Nacional de Árbitros de Fútbol Sala, se ha reunido durante dos días (martes y jueves) con los representantes de Primera y Segunda División Masculina. Durante las jornadas, que han durado alrededor de dos horas sendos días, Pedro Galán, presidente del CTNAFS, ha profundizado en los cambios establecidos para la campaña 2020 - 2021 a través de una presentación didáctica y visual que será compartida con todos los representantes de los clubes.

Entre las nuevas enmiendas, confeccionadas con la intención de mantener la esencia del fútbol sala, destacaban en esta primera jornada el desarrollo didáctico de una decena de puntos a tener en cuenta.

Entre los mismos encontramos, por ejemplo, que “durante un encuentro podrán calentar un máximo de cinco jugadores al mismo tiempo”. Precisamente para los jugadores de banquillo y por normas de seguridad sanitaria, “cada jugador portará un peto independiente y no se podrá transferir, al realizar las susticiones, entre los miembros de la plantilla”. En lo que a los técnicos se refiere “se permitirá el uso de dispositivos electrónicos en el banquillo (siempre que su uso se lleve a cabo con fines deportivos)”.

En lo que a los guardametas se refiere, “se aplicarán colores neutros (negro y blanco) a las rodilleras y protectores” y de la misma manera se especifica que “si un portero necesita atención médica, este será sustituido (atendiendo siempre a una serie de condiciones como, por ejemplo, que su lesión no venga condicionada por un golpe fortuito con un compañero o adversario)”.

Por su parte de cara a los partidos se destaca que “el encuentro terminará de manera oficial cuando suene la señal acústica (solo se podrá continuar en caso de que el árbitro haya decretado un penalti o tiro sin barrera, en cuyo caso el partido finalizará cuando se complete la acción)”.

Una curiosidad tratada en este primer día es que “se podrá disparar a gol, de manera directa, desde el saque inicial. Igualmente, se podrá jugar de saque de salida hacia detrás”. Por su parte, el balón al suelo se podrá conceder dentro de las áreas. Además, y como parte de la norma, solo podrá ir un jugador a su disputa (el balón al suelo será para el equipo del último jugador que tocó el balón)”.

Interesante punto era uno que sucede de vez en cuando en los partidos y siempre deja dudas: “Si en el momento del golpeo la portería es desplazada por el equipo defensor, el gol será válido. Si por el contrario la portería es desplazada por el atacante, el tanto no tendrá validez (el balón deberá estar en la trayectoria habitual trazada por la portería)”.

Por su parte el último de los puntos del martes se refería a las tandas de penaltis, las cuales “se jugarán a cinco lanzamientos. No será necesario equiparar el número de jugadores entre un equipo y otro (decidirá el conjunto con más jugadores elegibles) y su desarrollo no formará parte del partido”.

Precisamente durante una tanda de penaltis “se podrá mostrar a un jugador una tarjeta amarilla. Si ya tuviese otra en el partido, no se acumularía con lo que el jugador no sería expulsado. La expulsión en una tanda de penaltis vendría dada si un jugador viese dos amarillas o la roja durante la misma”.

Las faltas fuera del terreno de juego también serán penadas

Durante el jueves se trataban una docena de puntos. El primero de ellos es que “siempre se pitará falta (o penalti) si se realiza, por parte del defensor, una mano involuntaria que acabe en ocasión o gol para su equipo (será tarjeta amarilla si la acción ha sido deliberada); o bien que tras esa mano involuntaria se consigue gol directamente en la portería contraria”.

Yendo a las siempre polémicas ‘manos’ el CTAFS destaca que “se sancionarán como mano todas aquellas jugadas en las que el defensor, en su esfuerzo por evitar que pase el balón, hace su cuerpo más grande de manera antinatural y el esférico golpea en su mano. Igualmente será sancionable toda mano que esté por encima del hombro”. Por su parte “se indicará falta si el balón choca en cualquier parte de la mano y brazo, no en el hombro (a la altura de la axila)”.

En lo que son las ‘ocasiones manifiestas de gol’ y sus repercusiones: ”una meta cubierta directamente por el portero no será considerada como desprotegida, por lo que la acción no será definida como ocasión manifiesta de gol en caso de que un defensor, en 1vs1, cometa falta sobre el atacante (no será tarjeta roja, sí penalti). Si por el contrario la portería está cubierta provisionalmente por un jugador de campo, la jugada terminará con tarjeta roja para el infractor por evitar la ocasión”.

Ojito con ésta, pues “un jugador que dentro del área intente jugar el balón pero cometa una ofensa (infracción), será sancionado con penalti pero la sanción disciplinaria se ‘bajará un grado’. Es decir, si era roja pasará a amarilla, y si debía ser amarilla pasará a no tener sanción disciplinaria”.

Siguiendo con el tema de las faltas, se hace constar que “los bloqueos estarán tipificados en el reglamento. Para que no se sancionen, estos deberán realizarse sin movimiento, sin los brazos extendidos y sin agarrar o empujar al rival”. Por su parte, “las faltas fuera del terreno de juego se sancionarán igual que dentro. Estas acciones se reanudarán sobre la línea de banda más cercana (Se pitará penalti si se ha cometido la infracción en la zona que delimita el área)”.

En las acciones a balón parado “toda barrera formada por dos o más defensores obligará al equipo contrario a posicionarse a un metro de distancia como mínimo”. Mientras, “durante los saques de banda será obligatorio que el balón esté sobre la línea (el jugador podrá tener los pies donde quiera). Además, será necesario que el balón sea golpeado y se mueva claramente (no valdrá solo pisarlo)”.

“Para que un saque de esquina sea válido, el jugador deberá mover con claridad el balón (aunque no será de obligado cumplimiento que salga del arco)”. Por su parte, “en los saques de meta, el balón estará en juego en el momento que el guardameta suelte el balón y este se mueva claramente sin necesidad de que salga del área” y mucho cuidado, “a partir de ahora, los árbitros harán pública la cuenta atrás de 4 segundos en los tiros libres”.

Está previsto que estos encuentros, en los que se favorece al intercambio de informaciones gracias a las preguntas de los asistentes, se desarrollen a lo largo de todo el mes de septiembre con los diferentes agentes implicados: clubes de Primera y Segunda División Femenina, Asociación de Jugadores, Informadores Arbitrales, Responsables Territoriales, Seleccionadores Nacionales y Territoriales, clubes de Segunda División B y clubes juveniles de División de Honor.


Próximo Partido

Agustín Mouris
24.10.20 (¿? horas)
Noia Portus Apostoli vs Soliss FS Talavera